El Universo asedia el castillo

Publicado hace 3 años

En algunas ocasiones tienes una foto en mente y luego todo parece aliarse para que consigas hacerla tal y como esperabas. No digo que sea fácil y que no tengas que sortear obstáculos, que haberlos haylos, pero no siempre consigues superar los problemas para llegar al 100% del resultado esperado.

En cambio el sábado 20 de junio de 2015 fue un día afortunado. Una joven Luna se acercaría ese día a la zona donde se encontraban Venus y Júpiter. Al anochecer, justo con la luz del crepúsculo, serían tres objetos interesantes para integrar en un paisaje astronómico.

Esquema de la posición en el cielo de la Luna, Júpiter y Venus.
Esquema de la posición en el cielo de la Luna, Júpiter y Venus
Esquema de la posición en el cielo de la Luna, Júpiter y Venus generado con el programa Stellarium. El rectángulo rojo marca el campo visible en mi cámara con un objetivo de 70mm, importante para saber cómo encuadrar la foto.

Me acordé del castillo de Peñafiel. Uno de los más bonitos por su estilizada forma de barco. Ese castillo me traía, además, buenos recuerdos. Creo que fue en al año 1989 cuando los miembros de la Sociedad Astronómica Syrma participamos en una actividad cultural organizada por el Radioclub Cultural Gaviota; mientras ellos contactaban por radio con gente de todo el planeta durante la noche, nosotros dispusimos telescopios en las almenas del castillo. La gente iba pasando por ellos para ver las maravillas del Universo teniendo cuidado de no caerse por los agujeros del suelo que te llevaban vaya usted a saber a que mazmorras, y procurando no precipitarse por unos pasillos de la ronda de guardia, sin ninguna barandilla de protección. Y es que aquella actividad se hizo antes de la reforma del castillo que lo convirtió en el Museo del Vino. Después de la restauración participamos también en alguna observación astronómica desde el propio castillo, digamos que maridando estrellas y vino, pero ya no tenía ese puntito de aventura de aquella primera vez.

Último rayo de Sol
Último rayo de Sol
Ya el Sol se ocultaba en el levante, digo... en el poniente. Ya empezaba lo bueno.

El castillo de Peñafiel era pues un buen elemento para acompañar a nuestros protagonistas, siempre que pudiera encontrar una zona desde la que conseguir el encuadre necesario. Para conseguir el sitio exacto desde el que hacer la foto siempre viene bien ayudarse de los mapas que internet pone a nuestra disposición. Tan solo hace falta controlar dónde están los astros en qué momento concreto, gracias a programas como Stellarium, por ejemplo. Después, un poco de trigonometría básica, y decides entonces que el punto ideal es un camino de tierra que parece que está en buenas condiciones, donde podrás dejar el coche sin molestar y plantar el trípode un poco más allá o un poco más acá para ajustar exactamente el sitio ideal.

Luego resulta que ese camino apartado donde no ibas a molestar, ni ser molestado, va a dar a una bodega donde celebran una boda y de vez en cuando pasan coches (y hasta un autocar) con la consiguiente nube de polvo que tienes que esquivar para que no te manche la cámara y para que no te estropee la foto. Ese, por ejemplo, es uno de esos problemas que tienes que sortear en el momento y que afortunadamente en este caso no fue muy grave.

Lo importante es que todo salió bien y pude obtener la foto prácticamente tal y como la imaginaba. Así:

La Luna, Júpiter y Venus asaltando el castillo
La Luna, Júpiter y Venus asaltando el castillo
La Luna, Júpiter y Venus asaltando el castillo.

En realidad no es una foto únicamente. Para conseguir esta imagen fueron necesarias 5 tomas con diferentes exposiciones. Esto es así porque hay mucha diferencia de brillo entre la parte iluminada de la Luna, la parte de la luz cenicienta, el fondo del cielo todavía un poco azul del crepúsculo, o la iluminación no uniforme del castillo. Tanta diferencia de luces hace que la cámara no sea lo suficientemente sensible para captar toda esa variedad de luz, y por eso hacen falta varias exposiciones. Es lo que se conoce como fotografía HDR.

Con esa misma técnica pude obtener la siguiente foto que, finalmente, creo que me gusta más que la que originalmente iba buscando. Quizás influyan las dos personas que estuvieron posadas casualmente en el muro del aparcamiento del castillo y que parecen estar contemplando la Luna.

Contemplando la Luna
Contemplando la Luna
Contemplando la Luna.

Una vez escondida la Luna tras la peña (fiel) nos dirigimos al propio castillo a ver como se veían nuestros protagonistas desde allá arriba. Y este era el paisaje:

Desde el castillo
Desde el castillo
Desde el castillo.

En definitiva, una interesante noche, con un bonito resultado. Habrá que estar atentos al día 30 de junio de 2015, cuando Venus y Júpiter estarán en el cielo tan cerca que se podrán ver a la vez con un telescopio. Veremos si tenemos la misma suerte.

Clasificado en:
Licencia:
Creative Commons - BY - NC - SA

Otras historias...

Sobre cacahuet.es:
Cerrar En esta web se usan cookies, y en esta casa obedecemos las leyes de la termodinámica. Más información en: política de cookies.